Inicio POLÍTICA La Consulta Ciudadana Necesaria

La Consulta Ciudadana Necesaria

97
0

Basándonos en el art 71 de la Constitución Nacional que establece que las materias de especial trascendencia nacional, se pueden someter a referendo consultivo por iniciativa de un diez por ciento de la población, el Presidente con sus Ministros o la mayoría de los Diputados, se elabora la siguiente propuesta de acuerdo a lo que se describe más adelante.

Por otro lado, si se trata de una materia regional, la iniciativa además del diez por ciento de la población, puede provenir del Alcalde, el Gobernador, según sea el caso, o por las dos terceras partes de los integrantes de las Juntas Parroquiales, los Concejos Municipales o los Consejos Legislativos, por lo cual se puede adelantar la consulta acá propuesta en cada Estado o Municipio, si los facultados para ello en el primer párrafo no lo inician.

Las 5 consultas que se detallarán más adelante, obligarían a hacer las reformas legislativas y constitucionales que se requieren, en aras de garantizar el principio que la soberanía reside en el pueblo, prevista en el art. 5 constitucional, ya que a través del Referéndum Consultivo la opinión de importantes sectores de la ciudadanía estaría tomada en cuenta.

El Problema: Una sociedad subyugada por un modelo profundamente estatista, centralista, excluyente, hiperpresidencialista al extremo, militarista, dominada por un caudillo con excesivas atribuciones y facultades que se traducen en un funcionario sin posibilidad de ser controlado adecuadamente por los otros poderes ni la ciudadanía.

Las Posibles Soluciones: Reformas o Enmiendas Constitucionales, para lograr una mayor estabilidad social, política y económica, en los siguientes sentidos:

1.- Enmienda del art. 63, el cual prevé la simple representación proporcional, sometiéndonos a los designios del bipartidismo,  y que no garantiza la representación proporcional de las minorías, ya que quedan por fuera de la participación política por las leyes electorales, importantes opiniones, ideas y alternativas, las cuales se garantizan, sólo cuando la representación de los partidos políticos con menos votos puedan tener presencia en los cuerpos legislativos de los diferentes entes político territoriales

2.- Eliminar del numeral 6 del art. 236, la facultad de promover los ascensos de los militares de más alto grado por parte del Presidente de la República de modo de trasladar esta potestad a la Asamblea Nacional.

3.- Reforma del numeral 12 del artículo 154 para que la facultad del Poder Público Nacional de crear, recaudar, administrar y controlar el Impuesto al Valor Agregado, sea trasladada a los Estados y Municipios.

4.- Reforma de los artículos 264, 296 y 279, para que en la elección de los titulares de los cargos de Magistrados del TSJ, Rectores del CNE, Defensor del Pueblo, Fiscal y Contralor Generales de la República, no solo sea la representación política del parlamento la que tenga esa facultad, sino que se haga por un Concurso de Credenciales, acompañado del voto de importantes sectores de la sociedad civil organizada, los que participen en conjunto con los Diputados a la Asamblea Nacional en la selección, en ese sentido el voto de la Asamblea Nacional estaría a la par del voto del consenso de las Universidades Públicas Autónomas, los Colegios Profesionales, las Academias Nacionales, los Gremios Empresariales y las representaciones Sindicales. De esta forma los encargados de poner freno al poder y los posibles desmanes del Poder Ejecutivo Nacional, no estarían elegidos por una vinculación partidista, sino por la selección de la más variada representación de los intereses particulares que hacen vida en el país.

5.- Reforma de los artículos 160, 174 y 230 de la Constitución Nacional de modo que los Gobernadores, Alcaldes y Presidente de la República, sólo puedan ser elegidos para un período, eliminando la perniciosa reelección, que solo sirve para instaurar la corrupción en el manejo de los fondos públicos.

Con estas simples y sencillas cinco reformas o enmiendas, se puede trabajar en aras de enaltecer los valores democráticos, consolidando el principio de autonomía y separación de los poderes y la alternabilidad en el poder, por tres vías; ya que por un lado se estaría limitando a la figura que más poder detenta en el escenario político nacional que es el Presidente de la República, por otro lado se estarían empoderando a las regiones y a la sociedad civil organizada, favoreciendo el proceso de descentralización en el caso de las primeras, y dotando de importantes responsabilidades políticas a la segunda, y finalmente, no estarían quedando por fuera del debate de las ideas otras propuestas distintas a las que puedan presentar a la ciudadanía los dos polos políticos que resultan ganadores en las contiendas electorales. Muchas Gracias por leerme.

Luis López
Abogado, Especialista en Gerencia Empresarial, Maestrante en Economía, Profesor UCV, Locutor, Presidente de Construyendo una Nueva Vzla.

DEJA TU OPINIÓN