Inicio FILOSOFÍA Un poco de historia II

Un poco de historia II

125
0

Mi negro nunca ha sido un insulto en Venezuela, todo lo contrario es una expresión de afecto. Para bien o para mal los venezolanos nos caracterizamos por no tomarnos muy en serio, y así como podemos llamar a un amigo chupeta de petróleo, podemos llamar a otro pote de leche, sin que eso nunca tuviera connotaciones racistas.

Aún el más puro representante de Bobures, Barlovento, Carúpano o Churuguara no puede decir que es africano, porque el elemento cultural negro en Venezuela es una mezcla de distintas culturas africanas (religión de Nigeria, tambores de Namibia o Angola), si un negro Venezolano fuera a África no lo reconocerían como africano. Además la cultura negra venezolana está mezclada con elementos blancos, como San Benito o San Juan Bautista cuyos cultos son católicos con elementos africanos.

Ser negro en Venezuela no tiene las connotaciones negativas que tiene en Estados Unidos o el Caribe, todo lo contrario, tienen connotaciones positivas: alegría, mujeres bellas, diversión, los venezolanos de todos colores bailan tambores.

Aunque los españoles hicieron un sistema de estratificación social basado en la raza (tema para otro artículo), el venezolano nunca lo aceptó, y todos juntos nos independizamos.

La esclavitud en Venezuela no fue tan brutal como en Estados Unidos, porque aquí siempre hubo mestizaje y no fue necesaria una guerra para liberar a los esclavos, basto un decreto, nunca hubo leyes racistas, ni apartheid, y rápida e imperceptiblemente los ex esclavos se integraron a la sociedad como uno más y todos tenemos algo de ellos en los rizos de nuestro cabello, nuestra nariz o nuestra tez morena.

Les diré quien es esclavo: el que recibe su casa pero no la puede vender, ni la pueden heredar sus hijos y que si habla del que la dio la pierde, tiene un trabajo que no le gusta pero del que no se puede ir, recibe su salario en comida pero no puede comprar lo que quiera con él, ¿se les parece a algo?, a mi al socialismo, y creo que ni Kunta Kinte el de raíces era más esclavo que un empleado público, o un beneficiario de Misión Vivienda.

El término afrodescendiente como el día de la resistencia indígena son eufemismos para presentar problemas que no teníamos, para tomar banderas de otros movimientos como para decir que el socialismo lucha por alguien.

En eso los socialistas no son nuevos. Una de sus figuras históricas favoritas era Ezequiel Zamora, quien tomó la bandera de los negros (que ya eran libres), del liberalismo (aunque no era liberal en nada) y de los pobres. Aunque más bien, Zamora era más parecido a un Atila criollo, llegaba a una hacienda, colgaba a los dueños y procedía a quemar la hacienda, dejando en la miseria a pobres y negros. Porque su verdadero objetivo era el poder, sin tierra que trabajar no les quedaba otra que unirse a su ejército, así desde Coro hasta San Carlos quemó todo el llano. ¿Saben lo que estaba haciendo Zamora en San Carlos estado Cojedes cuando lo mataron?, prendiéndole fuego y ahora al ese municipio le ponen Zamora.

El color de la piel en Venezuela no importaba, ni debe importar, etiquetas como afrodescendiente fueron creadas para dividirnos cuando estábamos unidos, para lograr la lucha de clases que no había, porque en Venezuela los negros son doctores y abogados, diputados, ministros, gerentes de empresas, actrices de televisión, mises, famosos deportistas, músicos y cantantes, no tengo que citar nombres, todos sabemos quiénes son, por eso a mi llámenme negro.

Andrés González
Ingeniero de Petróleo, Geólogo y escritor ocasional de Cabimas, Venezuela, actualmente en Santiago de Chile.

DEJA TU OPINIÓN