Inicio POLÍTICA ¿Era Bolívar Bolivariano?.

¿Era Bolívar Bolivariano?.

180
0

Comienzo aclarando que el propósito de este artículo es desenmascarar la manipulación que han hecho con la figura de Simón Bolívar. No ha existido ser humano perfecto, todos cometemos errores, aún Bolívar como cuando entrego a Miranda, aunque alguien sea bueno en algo, no significa que todo lo que esa persona haga o diga  sea bueno.

Pero todos los gobiernos y este más han usado a Bolívar como una suerte de mito fundacional, una especie de espada escalibur que quien porte tiene derecho divino a gobernar y no es así. A Bolívar le corresponde el honor de darnos la independencia, pero era un hombre del siglo XIX y sus palabras no deben ser un evangelio porque las circunstancias son distintas.

Empecemos por los hechos, Simón Bolívar pertenecía a una de las familias más ricas y aristocráticas de Venezuela, pertenecía a la casta de los blancos criollos o mantuanos, eran dueños de haciendas y esclavos.

Hay varias partes de su historia que todos conocemos: que perdió a su padre a los 3 años, a su madre a los 8, que lo crió la negra Hipólita (Matea es ficticia), vivió luego con su abuelo hasta los 12, cuando el abuelo también murió y con su tío Esteban Palacios, hasta que viajó a España a los 16 a completar su formación. Fue su tío quien le contrató tutores privados como Andrés Bello y Simón Rodríguez. Bolívar se casó a los 19 con María Teresa, hija del Marques del Toro, y quedó viudo a los 20.

Fue Simón Rodríguez quien le enseño las ideas de la ilustración de Voltaire, Rousseau y Montesquieu, que Bolívar adoptó y defendió, y esas ideas eran: separación de poderes, estado laico, y liberalismo económico.

Un Bolívar marxista es tan imposible como un Imperio Romano con barcos de vapor, simplemente cuando Bolívar murió en 1830 Marx tenía 12 años de edad y cuando público el manifiesto comunista en 1848 Bolívar tenía 18 años de muerto.

Pero revisemos algunas de las frases usadas por el gobierno y pongámoslas en su verdadero contexto.

El sistema de gobierno más perfecto es aquél que produce mayor suma de felicidad posible, mayor suma de seguridad social y mayor suma de estabilidad política”. Esa es la frase completa, como podemos ver, Chávez siempre omitía las partes de seguridad social y estabilidad política que eran en las que precisamente el fallaba.

“La continuación de la autoridad en un mismo individuo frecuentemente ha sido el término de los gobiernos democráticos. Las repetidas elecciones son esenciales en los sistemas populares, porque nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo en un mismo ciudadano el poder. El pueblo se acostumbra a obedecerle y él se acostumbra a mandarlo; de donde se origina la usurpación y la tiranía. Un justo celo es la garantía de la libertad republicana, y nuestros ciudadanos deben temer con sobrada justicia que el mismo magistrado, que los ha mandado mucho tiempo, los mande perpetuamente”. Como podemos ver esta idea es diametralmente opuesta al proyecto de Chávez de la reelección indefinida y a la constituyente de Maduro.

El pensamiento económico de Bolívar estaba más cerca de lo que ahora llamamos liberalismo, incluso el lo llama así:

“La libertad civil, la seguridad individual, la propiedad y la igualdad ante la ley se garantiza a los ciudadanos en la constitución”. Además consideraba que cada ciudadano debía tener: “El derecho de gozar y disponer libremente de sus bienes y del fruto de sus talentos, industria o trabajo”. Y que: “El gobierno debe ser justo, liberal, fuerte, popular y sencillo; y todo ello cristalizará jurídicamente en un gobierno Republicano, civil y democrático”.         Y llegó a decir “Yo soy siempre fiel al sistema liberal y justo que proclamó mi patria”.

Bolívar también estaba en contra de la concentración del poder: “Huid del país donde uno solo ejerce todos los poderes: es un país de esclavos”.

Demos un vistazo a la frase favorita de Chávez: “Los Estados Unidos parecen destinados por la providencia para plagar la América de miseria en nombre de la libertad”. Esta frase era parte de una carta dirigida al Coronel Patricio Campbell encargado de negocios del Reino Unido residente en Estados Unidos, en ella Bolívar expone su objeción a instalar una monarquía en Colombia. Un hecho que pocos saben fue que en 1817 Florida era Española, y Estados Unidos no solo no colaboró con la independencia de Venezuela materialmente, sino que vendía armas a España. Para atajar ese comercio, Bolívar ordeno al general Gregor MacGregor de la legión Británica que invadiera Florida y cortara el suministro de armas a España, lamentablemente MacGregor se extralimitó de su misión y no solo conquistó Florida, sino que se nombró presidente, acuñó moneda e inventó una bandera, Estados Unidos sintiéndose amenazado, ayudó a España a expulsar a MacGregor, y luego España viendo que no podía defender Florida, se la vendió a Estados Unidos.

Bolívar sin embargo sentía admiración por las instituciones de Estados Unidos: “es un prodigio que su modelo en el Norte de América subsista tan prósperamente y no se trastorne al aspecto del primer embarazo o peligro. A pesar de que aquel pueblo es un modelo singular de virtudes políticas y de ilustración moral; no obstante que la libertad ha sido su cuna, se ha criado en la libertad y se alimenta de pura libertad; lo diré todo, aunque bajo de muchos respectos, este pueblo es único en la historia del género humano”. Sin embargo no creía que en la situación en que se encontraba  Hispanoamérica, fuera aplicable el sistema federal.

Una frase que no usé en mi primer artículo de un poco de historia fue esta: “no somos europeos, no somos indios, sino una especie media entre los aborígenes y los españoles. Americanos por nacimiento y europeos por derechos, nos hallamos en el conflicto de disputar a los naturales los títulos de posesión y de mantenernos en el país que nos vio nacer, contra la oposición de los invasores; así nuestro caso es el más extraordinario y complicado”. Aquí Bolívar reitera lo que ya dije en mi primer artículo: que no somos indios, sino mestizos. Somos Venezolanos porque que nacimos allí, no por una raza.

Si bien es imposible que Bolívar supiera de Marx, Marx si hablo sobre Bolívar en un ensayo titulado Bolívar y Ponte. En dicho ensayo suprema vergüenza para los chavistas Marx se descarga en insultos, mentiras y calumnias sobre Bolívar, llamando el más vil traidor y canalla, o el Napoleón de las retiradas, esto es porque Bolívar un aristócrata luchando por la libertad, derriba el mito de Marx de la lucha de clases y destruye el socialismo.

“Un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción; la ambición, la intriga, abusan de la credulidad y de la inexperiencia de hombres ajenos de todo conocimiento político, económico o civil; adoptan como realidades las que son puras ilusiones; toman la licencia por la libertad, la traición por el patriotismo, la venganza por la justicia”. Este no necesito explicarlo.

Para los que siguen creyendo que el intento de golpe de Chávez fue una gracia: “Un soldado feliz no adquiere ningún derecho para mandar a su patria. No es el árbitro de las leyes ni del gobierno. Es defensor de su libertad”.

Si bien en tiempos de Bolívar no había fotografías, se les tomaba un molde de yeso al rostro de los cadáveres, estas mascaras mortuorias se usaban luego como modelos para hacer estatuas del fallecido. En una reconstrucción facial hay espacio de interpretación para los tejidos blandos (labios, nariz), pero una máscara mortuoria y a Bolívar se le tomó una es el fiel reflejo de cómo era la persona, no es sorpresa que Bolívar se parezca al que siempre hemos visto en retratos y estatuas y no al que mando a encargar Chávez.

Bolívar no murió pobre, en su testamento dejó minas, alhajas, y dineros a parientes, acreedores y amigos.

Uno de mis documentos favoritos que desmonta el mito del Bolívar chavista, es la carta al General Juan José Flores escrita por Bolívar en 1830, por lo que no pueden decir que luego cambió de opinión, más bien en dicha carta Bolívar describió nuestros tiempos:

“V. sabe que yo he mandado 20 años y de ellos no he sacado más que pocos resultados ciertos. 1°. La América es ingobernable para nosotros. 2°. El que sirve una revolución ara en el mar. 3°. La única cosa que se puede hacer en América es emigrar. 4°. Este país caerá infaliblemente en manos de la multitud desenfrenada, para después pasar a tiranuelos casi imperceptibles, de todos colores y razas. 5°. Devorados por todos los crímenes y extinguidos por la ferocidad, los europeos no se dignarán conquistarnos. 6°. Sí fuera posible que una parte del mundo volviera al caos- primitivo, este sería el último período de la América.” O este otro extracto de la misma carta: “La súbita reacción de la ideología exagerada va a llenarnos de cuantos males nos faltaban o más bien los va a completar. V. verá que todo el mundo va a entregarse al torrente de la demagogia y ¡desgraciados de los pueblos! ¡ y desgraciados de los gobiernos!”. Simón Bolívar

Andrés González
Ingeniero de Petróleo, Geólogo y escritor ocasional de Cabimas, Venezuela, actualmente en Santiago de Chile.

DEJA TU OPINIÓN