Venezuela el país con mas constituciones del mundo

635

¿Sabe cuántas constituciones ha tenido Estados Unidos?: una. ¿Cuantas ha tenido el Reino Unido? : cero. Y nadie duda que sean naciones prósperas y consolidadas.

Venezuela ostenta el récord del país con mas constituciones del mundo, con 23 y si se cuentas las enmiendas son muchas mas.

Y es que parece que los venezolanos creemos que por plasmar deseos en el papel se cumplirán, pero el papel lo aguanta todo. También es obvio que quienes redactaron muchas de esas constituciones querían establecer reglas a su gusto, haciendo una constitución a su medida que duraba hasta que otro lo sacara del poder.

La primera constitución la de 1811, nació (no fundo, las constituciones no fundan estados) con la primera república, era bastante semejante a la de Estados Unidos en la que se inspiró y duro hasta que Miranda capituló y se perdió la primera república y volvió a existir la Capitanía General de Venezuela.

La segunda constitución fue la de 1819, hecha por la aparente necesidad de fundar un estado y no parecer una banda de alzados frente a los europeos. No fundo ninguna república, la segunda república existió entre 1813 y 1814 sin constitución alguna. Esta de 1819 no fundo la tercera república, mas bien fundó la Gran Colombia.

La constitución de 1830, era para llenar el vacío de la separación de la Gran Colombia, el país se llamaría Estado de Venezuela, era centralista, y desde entonces hasta hoy es la tercera república de Venezuela, pero no la fundo la constitución, la fundó el hecho de volver a existir Venezuela como nación independiente.

Las de 1857 y 1858 se hicieron para alargar el período presidencial y darles reelecciones a los Monagas.

La de 1864 la hicieron los federales cuando ganaron, crearon los 20 estados y le pusieron Estados Unidos de Venezuela nombre que conservó nuestra nación hasta 1954.

Las de 1874 y 1881 son las constituciones de Guzmán Blanco, y la de 1891 la que hicieron cuando el se fue.

La de 1893 fue para alargarle el período a Joaquín Crespo, y las de 1901 y 1904 fueron las de Cipriano Castro.

Juan Vicente Gómez se mando a hacer varias constituciones para gobernar varios períodos, alargarlos, recortarlos o dejar encargados según el necesitara en 1909, 1914, 1922, 1925, 1928 y 1931.

La de 1936 intentó borrar los excesos del gomecismo.

La de 1947 fue la primera que estableció el sufragio universal (todos votan), directo (cada quien vota por el candidato a un cargo no por alguien que vote por el) y secreto (nadie debe saber por quien votaste, en la constitución de 1881 había que firmar el voto).

La de 1954 fue la de Pérez Jiménez. Y la de 1961 tiene el mérito de ser la que mas duró (38 años) y fue derogada por medios distintos a los previstos en ella.

La de 1999 omite hablar de propiedad privada o de sistema económico, instauró la redundancia en el lenguaje, diciendo diputado o diputada, gobernador o gobernadora y así ad nauseam, ad infinitum, per secula seculorum.

La del 2017 seguramente traerá el voto indirecto, y todas las cosas que buscaba la reforma del 2006 y que no pudieron hacer para montar el estado comunal. En el 2007 lograron la enmienda vital tanto para el gobierno como para la oposición: reelección indefinida para todos los cargos, nadie hizo campaña por el no.

Alguna vez creí que habría que hacer otra constitución cuando se terminara el chavismo, pero ¿No se desmontó el franquismo en España siguiendo las leyes del mismo franquismo?. ¿No tiene Chile la misma constitución de cuando Pinochet? y eso no los ha afectado en nada (una consulta para convocar una constituyente en Chile en el 2016 fue un rotundo fracaso, quizá viendo el reflejo de Venezuela).

Cuando el día llegue, solo habrá que cambiar una cosa aquí y otra allá, o quizá casi nada, porque deberíamos aprender que una constitución no es un botón de reinicio para un país, lo que de verdad nos ha hecho falta y nunca hemos tenido son instituciones fuertes (que de verdad hagan contrapeso a los excesos de poder) y respeto a las leyes.

Andrés González
Ingeniero de Petróleo, Geólogo y escritor ocasional de Cabimas, Venezuela, actualmente en Santiago de Chile.

COMENTARIOS