Inicio POLÍTICA La Trampa Constituyente

La Trampa Constituyente

141
0

Quiero que un chavista me explique ¿por qué quieren cambiar la constitución de Chávez?. En mi artículo anterior aborde el tema de las numerosas, innecesarias y caprichosas constituciones que ha tenido Venezuela. Innecesarias porque nunca han resuelto ningún problema y si han creado muchos. Caprichosas porque siempre han respondido al capricho del gobierno de turno para darse más poder.

No era perfecta, pero al menos la constitución de 1961 trajo casi 40 años de estabilidad sin las guerras civiles y golpes que padeció Venezuela durante casi “dos siglos”, y durante su existencia el único golpe fue el de Chávez.

La de 1999 aunque tampoco perfecta y aunque derogó la de 1961 por medios no previstos en ella, tuvo al menos la virtud de haber sido convocada en elecciones generales, universales y directas y luego aprobada en elecciones generales, universales y directas. Es claro que la constituyente del 2017 es un intento desesperado de Maduro de aferrarse al poder porque:

1 – Negaron y pusieron todos los obstáculos para evitar medirse en un referéndum revocatorio, incluso cambiando las reglas durante el proceso.

2 – Negaron las elecciones regionales y las municipales , para que nadie viera como perdían, o sino ¿por qué no las convocaron?.

3 – Incluso los cargos del CNE se vencieron y los que actualmente están son ilegítimos porque los reeligió el TSJ que nunca tuvo potestad para elegirlos, porque la constitución de 1999 dice que es potestad de la AN.

El régimen se ve fuerte por la represión, pero ese pavor a medirse y la misma represión refleja la falta de apoyo popular, de la que alguna vez gozó no lo niego, porque el socialismo del siglo XXI fue la gran estafa de este siglo.

Los del TSJ se rasgan las vestiduras porque la AN eligió un nuevo TSJ siguiendo los pasos y lapsos legales, pero ellos sí pudieron disolver la AN en marzo del 2017. Es el tribunal el que está fuera de la ley, y perdió legitimidad porque dio un golpe.

La novela del TSJ se resume así: la asamblea saliente ya perdidas las elecciones escogió a los magistrados del TSJ en una semana para controlarlo antes de la instalación de la nueva asamblea controlada por la oposición, saltándose los pasos: la convocatoria, los concursos de credenciales, la consulta a la academia y los otros poderes. Y también saltándose los lapsos, haciendo un procedimiento de un mes en una semana, obviamente solo para aferrarse a ese poder.

El error de la nueva AN fue darle legitimidad acatando la destitución de los diputados de Amazonas que dicto el saliente CNE y el recién instalado TSJ, cuando lo que primero debió hacer fue declarar nulo el nombramiento del TSJ. Vinieron a hacerlo en el 2017 cuando el mundo se les venía encima porque luego de la constituyente ya no habrá AN ni nada.  Solo para que viniera el tribunal y disolviera la asamblea “por desacato”, cuando perdieron 2 años acatándolos.

Volviendo a la constituyente, hicieron este invento de la convocatoria gremial, como que un representante de los trabajadores, de las amas de casa, de los estudiantes, de los discapacitados, etc. Eso en lugar de hacerla más democrática la hace menos, porque en ninguna parte dice que una constituyente se convoca así y porque elimina el voto universal, el derecho de cualquier persona a votar por cualquier candidato, más bien es una especie de parcelas.

Otro error de origen es no convocar a unas elecciones para aprobar la convocatoria como al menos se hizo en 1999, es tanto el miedo de medirse. Y solo las prometen quizá luego de hecho el daño, cuando la constituyente puede decir y probablemente dirá: ya no se van a hacer ningunas regionales, ni municipales.

Y es que ya lo han dicho, Maduro ha soltado cosas que ni siquiera se han aprobado, como que va a crear una comisión de la verdad para encarcelar a la AN, como que van a eliminar estados y municipios a favor del estado comunal, como que ya no habrá más elecciones universales y directas sino que los consejos comunales (que nunca nadie eligió) erigirán todos los cargos hacia arriba.

Los excéntricos candidatos que hemos visto solo buscan distraer, y mientras nos burlamos está claro que esas personas no redactaran nada y que ya el gobierno tiene su proyecto hecho ¿sino como adelanta Maduro las decisiones que no puede ni debe tomar él y que se supone serán de los constituyentistas?, ¿ahora es adivino?.

Como dijo un amigo el plebiscito del 16 de julio demostró que tanto el CNE y el plan república son redundantes, se obtuvieron resultados en menos tiempo y fue organizado sin militares, incluso internacionalmente.

No digo que esa fuera la solución, pero si fue una demostración que el pueblo venezolano no quiere constituyente, y yo añadiría: ahora o nunca hay que detener la constituyente.

 

Andrés González
Ingeniero de Petróleo, Geólogo y escritor ocasional de Cabimas, Venezuela, actualmente en Santiago de Chile.

DEJA TU OPINIÓN